Publicado el Deja un comentario

Ruta hacia Cipango

          El Padre Gabriel solo y cansado, pero con la esperanza de que su esfuerzo sea recompensado en esta o en la otra vida, saca de su mochila un oboe, lo monta con movimientos suaves y acompasados y seguidamente sopla hasta hacer salir de ese trozo de madera notas celestiales que llegan hasta el último rincón de la selva.

          En medio de este paraje inhóspito, observado y examinado en todo momento, no deja de insuflar aire en este su concierto vital. Sabe que de ello depende que sea arrojado a las cataratas o sea el principio de su verdadera “MISIÓN”.

          Las misiones eran lugares donde los Jesuitas, seguidos por su lema (Amar y Servir), volcaban todo su ser y se proyectaban al servicio de Dios. El padre Gabriel está al frente de la misión de “San Carlos” en donde conviven distintas culturas y se intercambian conocimientos en virtud del colectivo y de Jesús. Hasta esta misión, situada en un recóndito lugar lleno de una belleza indescriptible, llega el capitán Rodrigo de Mendoza -militar, capturador de indígenas y con un pasado oscuro y corrosivo- en busca de una nueva vida que le redima de su pasado y le llene plenamente.

          Estos dos aventureros lucharán por aquello en lo que creen desde sus distintos conceptos. Uno con la biblia y la fe. El otro con la verdad y la fuerza.

          Desde que Cristobal Colón partiera de Puerto De Palos hacía la Gomera para buscar el paralelo veintiocho y ser transportado por esos vientos alisios que te lanzan hacía el nuevo mundo, hasta el año 1750. Los Españoles y Portugueses se regían por el “Tratado de Tordesillas”. A partir de este año un nuevo acuerdo “Tratado de Madrid” reestructurará las divisiones territoriales -punto detonante de la vida y desenlace de ciertas misiones- .

          Este nuevo continente aportó riquezas de todo tipo, simplemente con hablar de las culinarias que sería de nosotros sin patatas, tomates, maiz, chocolate, tabaco… Pero como el tema de este blog es el café que sería de Brasil, Colombia, Jamaica, Costa Rica… sin café. No habría lineas suficientes para hablar de lo que significa en cada uno de estos países la cultura del café. Parece que estas tierras hubieran estado esperando durante siglos la llegada de estas semillas para dar de ellas lo mejor de sí. 

          ¿Quién llevó los cafetos a América? La historia del café muestra como misioneros y militares que cruzaron el atlántico entre los años 1720 y 1800 fueron introduciendo este producto en sus distintas regiones (Guatemala, México,Venezuela, Colombia…) y de esta manera quedó marcado en su ADN cultural. Así Colombia y café van tan estrechamente unidos que son un referente mundial no solo en calidad (100% Arábica) sino también en cantidad. 

          Dicen que cuando descubres ciertos aromas tu mente procesa recuerdos de un pasado que incluso solo has vivido en tu memoria. De esta manera en mi gusto personal suelo tomar café de Guatemala no solo atraído por su calidad sino por todo aquello que creo que me une a estos países latinos.

       -No tomes café, sueña café-

Publicado el Deja un comentario

¿Sueñan las cabras con bayas de café?

Acudimos a las cafeterías en busca de un buen café y normalmente en máquina espresso. Las máquinas espresso nacen en Italia (Turín) hace más de un siglo. Estas, han evolucionado desde máquina de vapor, pasando por las de pistón hasta las más actuales bombas de presión.

          Esta evolución en la tecnología nos lleva hasta las nuevas cafeteras donde se regula casi todo; la cantidad de ml de líquido (30 aprox.) el tiempo de extracción (25” aprox.) la temperatura correcta. Todo ello siempre teniendo en cuenta y dependiendo del tipo de grano, de la mezcla, del tueste, el envasado, la gasificación, el tipo de fresa para la molienda etc, etc, etc.

          También existen máquinas expendedoras que no necesitan ni siquiera barista. Obvian todas estas cosas tan importantes para la buena praxis. (Necesarias para los que no tienen otra cosa).

          Un futuro no muy lejano nos puede llevar a cafeterías sin camareros -ya hay robots a prueba para este tipo de trabajos.- Podemos imaginarnos a ese robot que sabe de nuestros gustos a la hora del café, nuestros temas de conversación, que tiene la información que necesitamos al momento y además siempre educado y correcto.

          En el año 1982 se estrenó una película futurista (Blade Runner). El futuro nos lleva a la ciudad de Los Ángeles en el año 2019 (año actual). No tuvo el éxito que se esperaba en los cines pero sin embargo con el tiempo se hizo un referente de las películas de ficción. Polución, oscuridad, lluvia constante, una ciudad y un planeta que reblandece. Por suerte ya hay colonias habitadas en otros planetas.

          El avance en la civilización ha llegado a todos los campos: spinner (coches que vuelan), Replicantes (replicas de humanos tan perfectos que es difícil distinguirlos). No solo es difícil distinguir un humano de un replicante sino que según transcurre la película parece que los replicantes son más humanos que los humanos, que la materia de la que están hechos no solo se puede replicar sino que se puede mejorar artificialmente.

          Algunos replicantes habían entrado en conflicto con los humanos y se habían creado revueltas en algunas colonias. Deckard es el Blade Runner encargado de eliminar a ciertos replicantes que andan vagando dentro del sistema sin control.

          Estos replicantes en búsqueda y captura, que han llegado y han visto donde los humanos les está prohibido por su condición, buscan a su creador (Tyrell Corporation) para que este les de respuestas a su existencia. Los diálogos y los monólogos de los Nexus 6, son cantos a la libertad o pensamientos mismos de filosofía existencialista.

          Lo que nos depare el futuro depende de nosotros, aunque posiblemente se nos escape de las manos. Mientras tanto, cuando busques una buena cafetería para hablar de cine: ¡Se exigente y júntate a una buena compañía con un barista profesional y una máquina Nexus 6!