Cannonball Adderley. Quintet in Chicago 1959. -El Refugio del Rualdo y El Bobo-

Si estamos trabajamos constantemente con cafés de especialidad, ¿puede haber algo más especial para nosotros?

El Refugio del Rualdo y El Bobo es obra del productor Mario Barquero y su familia, que adquirieron una finca en 1948, en la que no había producción cafetera. Durante todos estos años, la familia se ha entregado al aprendizaje y la investigación de muchas modernas técnicas de cultivo orientadas a la sostenibilidad.

Este lote se compone de café de la variedad F1 Milenio, un híbrido fruto de la combinación en los laboratorios de Sachimor y Sudan Rume. Este tipo de cafés pueden ser el futuro de la sostenibilidad de muchos cafetales de la región, ya que producen tazas excelentes cuando se cultivan en condiciones climáticas y de altitud óptimas y son resistentes a la roya.

La taza es elegante. El día en que la muestra de este café aterrizó en nuestra tostadora de muestras el mundo se ralentizó un poco. Estábamos sin duda ante algo especial. Un café con fragancia muy marcada a malta. Fresco. Y muy dulce.

Mientras, en el viejo Marantz, nos acompañaban John Coltrane con el tenor, Wynton Kelly al piano, Paul Chambers al contrabajo, Jimmy Cobb en la batería y, como solista, Julian Cannonball Adderley con el saxo alto.

Si el quinteto de Cannonball fuera un sexteto, el sexto hombre sería Miles Davis.

Julian Cannonball Adderley es un saxofonista gigante de la época del bebop. Comenzó tocando junto a Ray Charles y su hermano Nat cuando sus padres les llevaron a vivir a Tallahassee (Florida) a principios de la década de los cuarenta. Años más tarde, ya en Nueva York, compaginó su propio trabajo como solista acompañando a Miles y Bill Evans en sus respectivas bandas.

Esta es una grabación extraña.

Se editó por primera vez en el sello Mercury Records en 1959 y la tirada se agotó sin reeditarse. Cannonball no disfrutó entonces del éxito comercial (que le llegaría en 1966 con Mercy, Mercy, Mercy). En 1964, después de que Coltrane se convirtiese en la súper estrella que es hoy (después de Giant Steps y A Love Supreme), se reeditaría bajo el nombre Cannonball & Coltrane en el sello Limelight.

Esta sesión tuvo lugar muy poco antes de que estos cinco hombres grabaran junto a Miles Davis su revolucionario Kind of Blue (aunque al final fuese Bill Evans quién terminaría ocupándose de casi todos los pianos), y la influencia de Miles es más que notable, sin olvidar sus propias inquietudes melódicas. Más introspectivas en el caso de Coltrane. Más orientadas a los sonidos más populares de Cannonball. La base rítmica se compone de tres hombres que se encontraban, probablemente, en el punto álgido creativo de sus carreras.

Si varios de los álbumes de los que hemos hablado suponen hitos en la historia del jazz, como Giant Steps, Kind of Blue o A Love Supreme, en los que la música cambió para siempre, esta grabación puede considerarse como una de las obras más asentadas y representativas del hard bop.

El libro de la fotografía es Edges de Harry Gruyaert.