Hacienda La Esmeralda

Catando en Xorxios

Estimados amigos, para estas navidades, como todos los años, hemos comprado un lote a la familia Peterson de la colección privada de Hacienda La Esmeralda en Panamá,  los lotes de la colección privada se componen de una mezcla de micro-lotes de sus granjas productoras de Geishas. ​Este año tuve la oportunidad de probar estos cafés en un curso de formación en “Xorxios”, allí hicimos varias catas brasileñas a ciegas y cuando había un Geisha sobre la mesa era inconfundible, tienen un característico aroma a flores cuya intensidad no mermaba en ningún momento, tanto el aroma como la fragancia eran muy perfumados y el sabor era totalmente correspondido. Probamos este café en catas de proceso lavado y en catas de proceso natural, todos coincidimos en que eran los mejores en puntaje, superando incluso a muy buenos Etiopías. Nuestro instructor, el mismo Rolando Cañas “persona de reconocimiento internacional en el mundo del café” dijo que no se podía esperar nada más de un café, refiriendose a un Geisha natural de Panamá.

Estos se cultivan en las fincas Jaramillo, Quiel y Cañas Verdes a grandes altitudes de 1.600-1.800 msnm.
Los cafés de la colección privada exhiben los clásicos aromas que han hecho que personas de todo el mundo se enamoren del café Geisha: floral, afrutado, de alta acidez cítrica, copa audaz y cuerpo jugoso.
Cada café en “la Hacienda La Esmeralda” es escogido en el pico máximo de madurez, y esto en combinación con la alta altitud conduce a una taza dulce, brillante y deliciosa.

La historia del café de Geisha se remonta a 1936, el capitán Whalley de una colonia británica fue encargado de recolectar 10 libras de semillas de café del área alrededor de Geisha Mountain lo que hoy es Etiopía. Le encargaron  recoger estas semillas como parte de un censo de variedades de café silvestre etíope ordenadas por el Director de Agricultura de Kenia . Los bosques salvajes de Etiopía son el lugar de nacimiento del café, y esta encuesta se realizó para evaluar la viabilidad comercial de cientos de “accesiones”, (pequeñas mutaciones regionales en una variedad principal de café) para plantar en otras colonias británicas. Ese varietal fué llevado a otros países de la zona, donde creció y se aclimató a los suelos y a los climas de cada región. Desde allí dio el salto al continente Americano y se estableció en Costa Rica donde Hacienda La Esmeralda los adquirió.
En 2004 para “Best Of Panama”, una competición anual de catas de café “los Petersons” hicieron algo que nunca habían hecho antes: durante el procesamiento, separaron la producción de diferentes áreas de la granja en lotes individuales. Esta fue la primera vez que los “cuppers” llegaron a probar una muestra que era 100% café Geisha, y cuando lo hicieron, estaba claro, Hacienda La Esmeralda tenía algo nuevo en sus manos, la explosión de brillo jugoso y múltiples aromas. Hacienda La Esmeralda ganó la competición “Best of Panama” 2004 con su café Geisha, y ese año estableció un récord por el precio más alto que se pagó por un café en subasta.
Desde entonces, Hacienda La Esmeralda ha hecho mucho por mejorar su cultivo de café Geisha de gran altitud, incluyendo experimentos sustanciales en métodos de procesamiento Lavado y Natural. También se ha prestado especial atención a la meticulosa separación de lotes, lo que les permite desarrollar una comprensión más matizada de los diferentes microclimas en los que el Geisha prospera mejor.

Familia Peterson
Deja un comentario