Envío gratis a partir de €50.00

BIALETTI – INDUCCIÓN – CAFETERA MOKA ITALIANA NEGRA 4 TAZAS

48.00

Calidad y seguridad garantizadas 100% gracias a su válvula de seguridad fácil de limpiar patentada por Bialetti.

4 tazas, (150 ml). Apta para inducción y para todo tipo de cocinas. Lavar a mano con agua caliente, no usar detergentes ni lavavajillas.

Dimensiones del producto 14 x 11.5 x 17.5 cm; 570 gramos

La primera cafetera italiana Moka que se puede utilizar en las cocinas de inducción, la tradición se une a la innovación.

Funcional combinación de materiales. La parte superior de la cafetera (recolector) es de aluminio, material con el que está hecha la tradicional Moka, combinado con la caldera de acero, compatible con las cocinas de inducción. ¡Una combinación única!

Alfredo Bialetti inventó la cafetera italiana en 1919 y creo la marca que lleva su apellido. Sólo las Bialetti originales llevan estampado el famoso «hombrecillo con bigote», que representa al hijo de Alfredo pidiendo otro expresso.

11 disponibles

Trazabilidad

Alfredo Bialetti fue el inventor de este sistema de preparación. En 1933 diseñó la cafetera Moka Express, hoy expuesta en el MOMA de Nueva York, el diseño más conocido y copiado del mundo que le llevó a crear la marca que lleva su apellido.

La cafetera italiana Moka está fabricada en aluminio y con barnices de elevada resistencia. Su mango ergonómico es resistente al calor y cuenta con la válvula de seguridad exclusiva de Bialetti.

Modo de empleo
1. Comienza vertiendo el agua a temperatura ambiente en la caldera Moka y llénala hasta el nivel de la válvula de seguridad. Para evitar que el café esté demasiado aguado, no lo llene por encima de este nivel.

2. Ahora elija el café molido que prefiera. Nuestro consejo es que utilices café recién molido. ¡Atención! El café debe estar molido específicamente para una cafetera italiana. Mantén siempre la goma de la cafetera en buen estado.

3. Llene generosamente la Moka. No prenses el café dentro del depósito.

4. Mantén la tapa de la cafetera abierta hasta que empieces a oír cómo sube el café. En ese momento tápala, espera un poco y quítala del fuego. Deja que termine de subir el café lejos del calor. ¿Un secreto? Ponga el fuego a baja temperatura y tómese todo el tiempo necesario; vale la pena esperar unos minutos más para poder disfrutar de un excelente café.