“One, Two, Three, Fight!” o pensamientos sobre la competencia de baristas

"One, Two, Three, Fight!" o pensamientos sobre la competencia de baristas

Estoy en peligro de hacer que esta publicación parezca un poco prejuiciosa – y por eso voy a ser muy cuidadosa escribiéndolo.  Pero quiero escribirlo porque este es el tema que realmente me emociona. Lo siento “vivo”, polémico, y sólo esto hace que valga la pena intentarlo.

 

Antes de empezar a escribir, tengo que confesar que no tengo experiencia como competidor.  En parte debido a mi personalidad; en parte, y sobre todo, porque los últimos años me estoy moviendo de un país a otro. Sin embargo, tengo experiencia del otro lado de la escena – como entrenador para competidores, y como un juez sensorial, lo que me hace familiar con el protocolo.

 

Por lo tanto, como probablemente ya lo adivinaron, me encantaría adentrarme hoy en el mundo de las competiciones de baristas, y pensar en voz alta, aquí con ustedes, sobre lo que lleva la gente a competir, lo que los motiva, lo que da a la industria y también mencionar algunos hechos que me parecen curiosos.

 

Las personas que compiten tienen una cosa grande en común. Y no tiene que ver con que ellos sean objetivamente los mejores de la industria. Todos ellos tienen el deseo de ganar, intentar, descubrir quién es el mejor – competir, en otras palabras. Lo que quiero decir es que no todos los profesionales calificados compiten. La muestra no es representativa, si usted entiende de lo que estoy hablando. 

 

Básicamente nos enteramos de quién es el mejor entre aquellos que se consideran ellos mismos de alguna manera los mejores, y están dispuestos a decirlo en voz alta. Aquellos chicos que no están muy seguros, esos chicos que no tienen la suficiente “vibra de competidor”, que no quieren ponerse en el mapa y gritar en voz alta sobre sí mismos – podrían ser mejores baristas, más creativos, más profesionales que algunos competidores, pero no están compitiendo, así que …

 

Y aquí viene lo más curioso para mí en “el departamento de baristas”. No sé acerca de ustedes, pero la mayoría de los baristas que yo conozco, con quienes yo he trabajado, quienes yo he entrenado, con quienes he hablado – son mujeres. La mayoría de los baristas que verás en las cafeterías son mujeres. 

 

Y ahora veamos una cosa, la lista de los competidores del Campeonato Mundial Barista 2017. Por ahora hay 50 competidores inscritos, y sólo 7 de ellos son mujeres. 7 de 50. 14%. 2016: 61 competidores, 12 de ellos son mujeres. 19,67%. Las mujeres simplemente no compiten. ¿Por qué? ¿Hay algo en el núcleo de la competencia que lo hace más atractivo para los hombres, y no para las mujeres?

 

Hay un estudio que dice que las mujeres están más centradas en otros valores, como la conexión, la comunicación, y la competencia simplemente no va con eso, porque se desconecta. Conozco a muchos más baristas masculinos que están soñando con competir, poniéndose en la escena, cuando a veces objetivamente no son tan expertos como algunas de las baristas mujeres. Pero simplemente no dudan, o la idea de competir los excita mucho más. No lo sé. Pero me gustaría que pudiéramos tener más mujeres entrando en la competencia.

 

Compitiendo, y sobre todo ganando la competencia, es la mejor manera de ser conocido en la escena del café – y eventualmente atraer patrocinadores y ofertas. Objetivos de fama y dinero son los primeros motivadores de entrar en la competencia. Lo cual es bastante justo, después de todo, todos tenemos que pagar las cuantas. Lo que es inquietante para mí es que cuando se convierte en el único motivador – las aspiraciones son altas, la humildad es cero, y conduce a los casos como abrir una escuela de barista, hablar de espresso, entrenar a la gente, cobrar dinero y nunca jamás en tu vida medir el TDS. Ese caso es más que real, lo cual es aterrador, pero es otra historia.

 

Yo estaba pensando sobre eso, y supongo que ese motivador de la fama es más activo ahora en los países donde la escena barista se encuentra en el desarrollo. Es como el primer paso, el deseo de ser el mejor entre los otros, que todavía está cerca del deseo de ser el pez grande en el pequeño estanque. El nivel no es tan alto todavía, y es más fácil entrar y tomar algunos lugares altos con una presentación bastante simple.

 

Cuando la escena de barista comienza a estar más formada, vemos cada vez más personas que entran en la competencia con el objetivo de mejoramiento personal, y pueden ser tostadores, baristas, dueños de cafeterías y gerentes. Utilizan esta oportunidad para mostrarse, sí, pero al mismo tiempo su lugar al final no es tan importante como la retroalimentación de los jueces, y más que eso – todo lo que aprendieron durante el proceso de preparación, que es todo un viaje por sí mismo para empezar. La competencia abre la puerta al crecimiento

 

En el siguiente nivel, competir se está convirtiendo en una forma de transmitir el mensaje, la idea detrás de él, trayendo algo nuevo a la industria, mostrando los resultados de los experimentos en cada etapa de la producción de café, que podría ser el procesamiento de café, variedad ( Sudan Rume y Sasa Sestic), nuevos equipos (por ejemplo, el canadiense Ben Put usando el sellador al vacío), las operaciones de cafetería (como usando el café pre-molido, como Charles Babinski de los EE.UU.) o algunas técnicas locas (usar los granos congelados, que hizo Kyle Ramage que representa a los EE.UU. este año).

 

Este es el nivel más emocionante, ya que aporta tanta novedad a la industria, y permite que estas ideas lleguen a más personas, provoquen más pensamientos, den a luz a nuevas ideas, etc…  Para mí esto es lo más fructífero, el más interesante nivel y razón para competir – añadir algo nuevo, traer nuevas ideas a la discusión. Los países que poseen ese nivel de baristas no son tantos, son los pioneros de la industria, como Estados Unidos, Australia, Alemania, Taiwán, Japón, donde hay el número elevado de los competidores y los campeonatos regionales.

 

La competencia es un reto para el barista, un desafío para sus habilidades, su creatividad, su velocidad, su personalidad a pesar de todo, es un reto poner algo más grande en su presentación, más que un simple deseo desnudo de ganar. Obtener inspiración, impulsado, y salir, no importa qué lugar tomó, con más ideas y conocimientos que tenía antes de entrar.